sábado, 24 de agosto de 2013

el loco

Hace algunos días, mientras caminaba, observe a un hombre que con una rama grande, golpeaba las rejas y portones de las casas, con la intención de provocar a los perros y cuando éstos ladraban, él les seguía provocando con gritos. Cuando pasé por donde el hombre estaba, paró en seco sus acciones visiblemente sorprendido.

Me alejé de ahí sin decir palabra (aunque lo deseaba) y solo recordé aquella frase apócrifa atribuida al Quijote "Ladran los perros Sancho, señal de que cabalgamos" y pensé cuantos locos provocamos a los perros que nos rodean en la vida solo para sentir que vamos avanzando.