sábado, 16 de enero de 2016

llamado


No te llamaré más “dios”.  Es una palabra carente de sentido, vacía, sobreexplotada hasta dejarla seca.

No te llamaré “amor”.  Los humanos hacemos demasiadas conjeturas sobre lo que significa y no quiero dejar lugar a dudas.

No te llamaré “eterno”, al menos no con la connotación de vida después de la vida que me han querido vender.

Te llamaré amigo, compañero, padre y madre; hermano y hermana; esposa e hija; porque ahí he vivido tu presencia y te has mostrado.

Te llamaré a voces y en silencio, justo como tú me llamas.
Twitter: Owiruame