domingo, 5 de julio de 2015

el escarabajo


Hoy, mientras caminaba con mi hija por el parque, encontramos un “escarabajo pelotero”*.

Lo observamos por unos minutos, mientras con sus patas traseras empujaba una bola de boñiga.  Al percatarse de nuestra presencia, se paró sobre la pelota y al parecer,  nos enfrentó como defendiendo “su tesoro”.

Nos alejamos y lo dejamos continuar con su tarea.  Mientras nos alejábamos pensé: cuántos de nosotros vamos arrastrando por este mundo cosas que consideramos “tesoros” y estamos dispuestos a dar la vida por ellos... cuando en realidad, no son otra cosa sino mierda.



*el escarabajo pelotero introduce sus huevecillos en las bolas de boñiga a manera de nido.