viernes, 6 de septiembre de 2013

cultura

"—Y usted, discúlpeme, ¿en qué tema es experto?
—En caca de gatos.
—¿No le parece un tema un poquitín fecal?
—También felino, sin embargo.
—Claro, no se me había ocurrido."
(El cocodrilo sabio, 
Cuentos escritos a máquina)

Cuánta gente piensa en la cultura como un cúmulo de conocimientos; gustos literarios, musicales y plásticos; inclinaciones y creencias.  Cultura como bien retrata (o caricaturiza) Rodari, no son datos memorizados para lanzarse a diestra y siniestra.  Cultura, como su misma raíz lo indica, es la forma en que cultivamos el alma.

No se trata de demostrar cuánto hemos llenado nuestras cabezas, sino qué acciones nos mueve a hacer el corazón.

Como solía enseñar Jesús: El hombre bueno de su buen tesoro saca cosas buenas; y el hombre malo de su mal tesoro saca cosas malas. Porque de la abundancia del corazón habla la boca.