domingo, 4 de agosto de 2013

¿Caos?

En el principio era el Caos, decía Ovidio, “...ruda y desordenada mole y no otra cosa sino peso inerte, y, acumuladas en él, unas discordes simientes de cosas no bien unidas”. Caos, el espacio vacío, la herida abierta. 

No es así. 

En el principio era la Palabra. Todas las cosas que conocemos y desconocemos fueron hechas por y para la Palabra. En la Palabra estaba la vida, la luz, el amor... pero los hombres decidimos por el Caos y herimos a la Palabra hecha carne. 

Fue entonces que de la herida abierta, surgió muerte y vida. Muerte a nuestra decisión por el Caos, vida para seguir a la Palabra. Nuevamente somos libres para decidir. 

La Palabra ha vencido al Caos. La luz brilla en las tinieblas. 

“Bendito sea el caos, porque es síntoma de libertad” - @Huerko