sábado, 13 de abril de 2013

5. anarcoteólogo

Algunos conceptos son difíciles de conciliar. El título de esta entrada es de este tipo (como algunos otros que se pueden leer al pie del blog). 

Vale la pena aclarar que el concepto no lo he acuñado yo, lo leí en un comentario de mi viejo blog para definir  a "quienes pretenden sembrar caos en la iglesia, lanzando preguntas y no respuestas".  No estoy de acuerdo con este concepto, aunque reconozco que soy de los que prefiere lanzar preguntas en lugar de ofrecer respuestas.

Lo que es más, no me veo como teólogo sino como teófilo; mas que alguien que "estudia a Dios" (como si pudiésemos ponerle bajo el microscopio) quiero ser alguien que le ama.

Personalmente, creo que si me defino como "teólogo"-anarquista es porque he llegado a creer que nuestra  fe  no necesita de intermediarios jerarquizados e institucionalizados (como llegue a serlo). Ni pastor, ni maestro, solo uno más en el camino, un lego que está dispuesto a compartir lo que ha encontrado y a conversar mientras caminamos juntos por la Gran Ruta.