miércoles, 14 de septiembre de 2016

café

Tengo unos minutos para el café de la mañana.
Para endulzarlo con palabras, beberlo de tus labios, mezclarlo con miradas.

Unos minutos para que el tiempo no transcurra.
Para mirarte y no mirarte, sentirte y no sentirte, para escuchar una balada.

Un café para ti, donde sobran las palabras.
Entre el frío de la mañana y el calor del deseo, me quedo con la tibieza de tus labios.

Preparo una taza para mí recordando la tuya.
Imaginando el momento en que tus labios se rozan con los míos, en el café de la mañana.
Twitter: Owiruame