jueves, 7 de abril de 2016

Equidna

Naciste de las entrañas de la tierra para hacerte valer entre los dioses.  Oceánide de fama, tu origen es oscuro como tus ojos.

Me pierdo en tus ojos, oscuros abismos como aquél del cual saliste.  Me aferro a tus caderas en las cuales descubro tu serpentina piel. Me inunda tu voz, grito de guerra, de furia y pasión plena.

Mujer serpiente, vida y muerte escondes en tu seno.

Dame la vida dejándome probar tus labios.  Dame la muerte, dulce veneno que me llevará a soñar.

Twitter: Owiruame