miércoles, 27 de abril de 2016

Artemisa

Avanzando por el bosque de los Pindo, arco en mano camino de Macedonia va la señora de las bestias.

Floresta impenetrable, tierra inexplorada, eterna inmaculada.

La luna ilumina la teofanía.  La miro y lo descubro: La eternidad existe solamente en el ahora. No existe el pasado ni el futuro, el ayer o el mañana,  el siempre o el nunca.

Su presencia me ata, me atrapa, enreda y aprisiona.

Se escucha un silbido,  una punta estalla en mi pecho inundándolo todo.  La oscuridad aciaga llega.



Twitter: Owiruame