miércoles, 16 de septiembre de 2015

el pedagogo

El pedagogo se alejó por la vereda después de haber dejado al joven aprendiz con el Maestro.

No era su intención participar de esas excelsas pero interminables sesiones de hermenéutica de la filosofía aristotélica... se conformaba con ser aquél que caminando al lado del alumno ("sin luz", así le llamaba el Maestro a sus discípulos) compartía la vida diaria, el pan y la curiosidad por conocer el mundo.