domingo, 2 de agosto de 2015

duele


Duele sentir tus labios febriles anhelar una gota fría.
Duele escuchar tu voz entrecortada.
Duele ver como luchas.
Quiero arrancar de tu cuerpo aquello que tanto daño te hace, y cargarlo sobre mis hombros.
No un instante, no un día, no un año. Por ti sería capaz de hacer ese dolor mío... con tal de que nunca fuera tuyo.