martes, 28 de julio de 2015

brevas

Han llegado las lluvias y con ellas las brevas.  Entre las ramas busco el deseado fruto para apenas frotado en la manga de mi camisa llevármelo a la boca.

Cierto que no es tan dulce como los higos de agosto. Y sin embargo han pasado por manos y boca de griegos, romanos y egipcios. Han sido manjar de sabios, guerreros y faraones.

Primicias de una abundante cosecha, en el patio de casa de mi madre.