sábado, 6 de abril de 2013

9. Día a día

Hoy, como "ayeres atrás" me sigo identificando con estas palabras:

"...Soy fundamentalista. Día a día le pido a Dios que me quite esta fascinación con leyes y reglas, y me ayude a vivir más por Gracia. Día a día caigo de nuevo en mi lucha contra las reglas establecidas, o a favor de nuevas reglas que se me ocurren.

Después de toda una vida de estudio bíblico, puedo manipular las escrituras como el mejor de los Fariseos. Y me encanta escandalizar hermanos ya sea presentándoles problemas con sus creencias, o con los credos fundamentales de sus iglesias.

Eso no es Gracia. Es Fundamentalismo puro: Es cuando las leyes son más importantes que las acciones. Si hay un "Testigo de Jehova" herido en la acera del frente, yo seré el primero en pasar de largo. Aunque hablo mucho sobre amar al prójimo, a fin de cuentas son solo palabras".

Mi nombre es Miguel, me llaman Dropbox y Dios me ama tal como soy.

[día uno... otra vez]