lunes, 26 de septiembre de 2016

coincidencias

Para mi abuelo no existían las coincidencias. Las cosas son por algo solía decir.  El universo es como un telar en el que Dios va tejiendo los hilos de nuestras vidas.

Cuando el maestro artesano entreteje esos hilos es para hacer algo bello, brillante, único.  Nosotros no lo vemos ahora, pero podemos confiar que esas manos nos llevarán a buen término Concluía.

Y hoy no puedo decir que tú y yo estemos aquí por coincidencia y aunque sé de donde vengo, no sé a dónde iremos.  No sé de belleza o de brillo, pero sé que mi abuelo tenía razón en una cosa: sólo nos queda confiar en que lo mejor está por venir.

Twitter: Owiruame