martes, 31 de mayo de 2016

amiga

Dicen que la simple y sencilla amistado no puede existir entre un hombre y una mujer ...y sin embargo justo así es como puedo llamarte: amiga.

Llegaste a mi vida como una estudiante, una que no sabía en qué se metía pero sabía que es lo que quería.

Los contenidos de mis clases quedaron en el saco roto pues bien sé que no eran de tu completo interés.  Sin embargo fueron las actitudes, el razonamiento, los desafíos y los proyectos los que florecieron en tu mente analítica y tu valor para enfrentar la tarea.

Pasaste de ser una estudiante a ser compañera de trabajo.  Y yo, que soy terco en las cosas que me propongo, me encontré con una igual.  Las cosas que hicimos caminando lado a lado han rendido fruto y si bien hoy no compartimos el espacio de trabajo, me quedo con tu dedicación, tu experiencia y tu descontento ante lo establecido.

Hoy que reconocemos en una ceremonia a la profesional que ya eres, sólo puedo decirte una cosa: Sigue desafiando al mundo.

Este mundo necesita gente que nos enseñe que las cosas se pueden hacer de otra manera.

Twitter: Owiruame