sábado, 1 de agosto de 2015

Aquelarre


Ávidas de sangre sus manos se agolpan sobre el prisionero.
Sedientas de fama su voces se elevan por todo el lugar.
Marchitos de odio sus vientres rechinan con hambre.
Ebrio de blasfemia su pecho se inflama al final.