jueves, 9 de julio de 2015

viento

De noche el viento viene y me cuenta historias lejanas.  Historias que vienen de todos los puntos cardinales.

Las del sur huelen a polvo, son cálidas y secas como la arena del desierto; las del norte huelen a hierba fresca, aunque son frías y húmedas como el musgo del bosque; las del este huelen a mar, casi se puede sentir el sol y la sal en la cara; y las del oeste huelen a pinos y encinos, son frías como noche de invierno.

Yo me quedo hasta muy noche oyendo sus historias,  respirando los fragmentos de otros lugares y tiempos, cierro los ojos y parece que estoy ahí... a veces sediento, caminando entre las nopaleras, a veces vivaz, sintiendo la hierba bajo mis pies; a veces  fascinado, corriendo por la orilla del mar; y otras veces sereno, adentrándome en la sierra con la hojarasca cubriendo mis pasos.

¿Qué historia traerá ahora?