viernes, 17 de julio de 2015

vela


Cuando todo lo que se tiene para iluminar en medio de la oscuridad es una pequeña vela, pareciera que no es suficiente y sin embargo por un instante, lo es todo.

No es la vela la que alumbra,  es su sacrificio.  Mientras la vela se consume, la luz se hace presente en las tinieblas.

No durará por siempre esa luz. Y sin embargo es esa ausencia la que nos hacer ver cuan necesaria es.
No durará por siempre esa luz. Y como siempre será necesaria otra vela.