sábado, 4 de julio de 2015

hambre...


Necesito comer —dijo el hambre a la necesidad.

La necesidad, con su paso lento pero inevitable, fue, buscó y rebuscó dentro de su costal vacío. Del fondo del mismo, sacó un mendrugo que entregó al hambre.

Debes saber que el hambre crece cuando se le alimenta... y la necesidad tiene siempre algo que compartir.