lunes, 13 de julio de 2015

granada

Las flores ya se fueron del jardín, dando su lugar al dulce fruto.

Roja, al abrirte por completo eres roja.  Mis manos se tiñen de tu jugo y mis labios se impregnan de tu sabor.

Tus semillas explotan en mi boca: Sabes a los tiempos de mi niñez.  Sabes a una tarde de libros con hojas manchadas. Sabes a una comida entre amigos y al sazón de mi esposa.  Sabes a la risa de mi hija.

Pasarán los años y llegará nuevamente el tiempo en que las flores se vayan del jardín, dando su lugar a los recuerdos.