domingo, 19 de julio de 2015

eternidad

Un viejo sabio dijo hace mucho tiempo  que en nosotros hay una semilla de eternidad,  aunque ninguno conozca con que propósito fue puesta ahí.

La eternidad es una flor que nadie ha visto y sin embargo algunos han llegado a vislumbrar.   Algunos han visto su color a lo lejos,  han tocado el borde de sus hojas o aspirado el aroma de sus pétalos.

Estudiosos de todos los tiempos creen haber encerrado en sus grandes y gordos libros los secretos para alcanzarla, pero se sabe que lo escrito por ellos es mentira, pues incluso hemos olvidados sus nombres.

La eternidad es ese instante en que unos ojos se encuentran con otros entre la multitud, el sabor de un primer beso,  la voz de una madre entonando una canción de cuna.

La eternidad no es un tiempo perpetuo sin principio ni fin; la eternidad es el "hoy" que podría ser contenido en un "por siempre".


Para ti, que me permites descubrir la eternidad cada día en tu sonrisa.